Nueva Canarias en La Aldea afirma que el Ayuntamiento de La Aldea está en riesgo de ser intervenido por el Ministerio de Hacienda

José Miguel Rodríguez

La gestión económica del Ayuntamiento de La Aldea corre el peligro de ser dirigida directamente por el Ministerio de Hacienda, como puso de manifiesto José Miguel Rodríguez, portavoz de Nueva Canarias en el transcurso del Pleno Extraordinario celebrado el pasado día 3 de octubre.

En poco más de 1 año, -explica Nueva Canarias- el Ministerio de Hacienda ha requerido por segunda vez al Ayuntamiento de La Aldea de San Nicolás, por incumplimiento de los criterios de Estabilidad y Regla del Gasto, en dos ejercicios presupuestarios consecutivos, 2016 y 2017.

José Miguel Rodríguez, destacó que el grupo de Gobierno socialista, ha incumplido sus propias previsiones y compromisos. La evidencia está en que el 26 de septiembre de 2017, el Pleno municipal aprobó un Plan Económico-Financiero, obligado por el Ministerio de Hacienda y motivado por el incumplimiento de la Regla del Gasto, y con el objetivo de alcanzar el equilibrio durante el 2017 y 2018.

Los nacionalistas subrayan que la mala gestión del grupo de Gobierno PSOE continúa y lleva a que el pasado 20 de septiembre de 2018, el alcalde reciba un nuevo requerimiento del Ministerio de Hacienda, donde se señala que dado que el Ayuntamiento aldeano ha incumplido su propio Plan Económico Financiero, en el primer año de vigencia, se le aplica una de las medidas coercitivas del artículo 25.1.a, de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, debiendo remitir en el plazo de 15 días el acuerdo de no disponibilidad de créditos que garantice el cumplimiento del objetivo de estabilidad.

Rodríguez explica que la penalización impuesta por Hacienda, supone que los créditos o partidas de las que no se podrá disponer en el resto del ejercicio 2018, suman un total de 839.929,20 euros, casi el 9% del presupuesto municipal.

Para Nueva Canarias es muy significativo e inadmisible, el perjuicio a los ciudadanos y ciudadanas de La Aldea, al verse limitadas y recortadas partidas vinculadas al fomento del empleo, emergencia social, plan de barrios y atención a los ciudadanos, además de otras que afectan directamente a la inversión en eficacia y ahorro en servicios básicos de agua y alumbrado o a la gestión en residuos urbanos.

Nueva Canarias en La Aldea, no entiende la tranquilidad del grupo de gobierno del PSOE, ante una situación tan grave para la frágil economía del Ayuntamiento, ya que tampoco cabe olvidar que ya se partía con un presupuesto para 2018, deficitario en servicios como abastecimiento de aguas, alcantarillado o gestión de residuos, por más de 1.300.000 euros.

José Miguel Rodríguez, presidente local de Nueva Canarias en el municipio aldeano, hizo hincapié en que, el marco normativo por el que se debe regir la gestión económica municipal está definido, siendo el mismo para todas las administraciones locales del Estado. “Todos hemos tenido que acatar la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera desde su entrada en vigor, a pesar de nuestro posicionamiento ideológico bastante crítico con la misma”.

Nueva Canarias en el consistorio aldeano, considera incomprensible que, por la mala gestión del grupo PSOE en el gobierno municipal, y sus reiterados incumplimientos, se ponga en riesgo la autonomía de este Ayuntamiento. Si el PSOE no cambia el rumbo económico, el siguiente paso en la aplicación de la Ley (LOEPSF) supondría en la práctica, ser un Ayuntamiento intervenido por el Ministerio de Hacienda, por ello, afirmamos que, a día de hoy, el Ayuntamiento de La Aldea está en riesgo de ser intervenido por Hacienda.

“Lamentamos que esta situación ocurra en un momento de bonanza económica para los municipios, que reciben financiación desde las diferentes administraciones”.

José Miguel Rodríguez, portavoz de Nueva Canarias en La Aldea, manifestó que, “censuramos la gestión económica que está haciendo el grupo de Gobierno del partido socialista, que debe hacer autocrítica y volver a la senda que marca la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, por el beneficio de los vecinos y vecinas del municipio que son los primeros afectados”.